• Bela Rodríguez Sánchez

Las dos caras

Ninguna mujer podría imaginar, cuando tuvo la menstruación por primera vez, cuando adquirió conciencia de mujer y sueños de maternidad en potencia, que todo ello traería el dolor más desgarrador de su vida. Ningún hombre o mujer compañero y compañera de aquella madre podría imaginar, cuando creció en su interior la ilusión, junto a ella, por criar un ser, por crecer con éste, que sus brazos y su corazón quedarían vacíos y llenos de impotencia y de ausencias...

El amor más inmenso puede trasformarse en el dolor más devastador. Y viceversa. Son la otra cara el uno del otro.

Es posible. Confía.



SIGUE A VIRAIA EN REDES SOCIALES

  • Facebook icono social
  • Icono social Instagram
  • Icono social Twitter